Escuela Normal Superior Santiago de Tunja

 

David Esteban López Chaparro,  nos enseñó a comunicarnos con el lenguaje universal: La sonrisa. La Escuela Normal Superior Santiago de Tunja aprendió con él       a responder a los retos  de la vida  con entusiasmo y alegría. Desde su llegada a la institución, hace ya 13 años, cuando traía consigo su lonchera repleta de sueños e ilusiones, el Jardín Infantil lo acogió para empezar  de su mano el recorrido  por el sendero de la formación. 

 

Nuestra  Institución lo vio crecer, aquel pequeño que un día formó parte de un grupo de infantes en edad preescolar, continuó su proceso en Primaria y Bachillerato y en el próximo Mes de Diciembre recibiría su Diploma de Bachiller, siendo reconocido no sólo como uno de sus alumnos más destacados de la promoción y con alto desempeño en las pruebas  Saber 11, sino como el gran Deportista de Fútsal que hizo parte de los equipos de las diferentes categorías a nivel Institucional,  Municipal y Departamental.

Este héroe del Deporte se consagró como un ejemplo de entusiasmo, perseverancia y disciplina; sus profesores, compañeros y amigos encontraron en él la buena vibra y la energía positiva que se requiere en todo momento. Como buen hijo de un egresado Normalista, David portó con altura el uniforme, le reconocemos como aquel chico culto, amable y sonriente que hoy se ha adelantado un paso en el libro de la vida, para cultivar el terreno que algún día pisaremos junto con él; pues hoy y siempre su grata y significativa presencia vivirá entre nosotros en todos  y cada uno de los espacios del plantel: en las aulas,  iluminándonos con su alegría; en el patio, jugando a divertirnos; en los espacios deportivos, metiendo goles a la tristeza; en el auditorio, dándonos tips de cómo vivir plenamente.

Gracias David por tantas enseñanzas y muestras de cariño, hoy la Escuela Normal tiene su propio ángel de la guarda, el fútbol sala su mejor lateral en la corte  Celestial y nosotros la alegría que cultivaste en nuestros corazones. Tu sonrisa estará siempre con  nosotros.

 

Mg. Claudia Teresa Mojica.